Cerro San Javier: Cascada del Río Noque

  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Icono Social blogger
  • Icono social Instagram

Día 6 : Salimos o salimos

Después de haber dejado el día anterior en puros trámites y de nuestro intento fallido de ir a San Javier, finalmente éste día si es el día. Comenzamos la mañana temprano con nuestra primera parada en el Parque 9 de julio con dirección al museo de la Industria Azucarera que surgió de la mano del Obispo José Eusebio Colombres. No me detendré en detalle respecto a éste atractivo, ya que en el post de Plan B a prueba de lluvias, les haré una breve reseña al respecto.

Terminada nuestra guiada nos dirigimos a la terminal de ómnibus de corta, mediana y larga distancia de San Miguel de Tucumán, la cual se ubica frente a la entrada del Parque 9 de julio. Para las 12:30 tomamos el bus que nos lleva con dirección al San Javier (así anuncia el letrero del bus), el cual pasará por lugares como Yerba Buena (exclusivo barrio con pubs, universidades y shoppings). Mas adelante el Cristo Bendicente el cual apenas y se distingue y contraste con las nubes que tiñen el cerro y a pocos metros nada más el esqueleto del edificio de ciudad universitaria que jamás se finalizó. A medida que avanzamos por la ondulante ruta se leen señalizaciones de senderos como " Puerta al Cielo" y "Bosque de la memoria". El recorrido en sí mismo es todo un atractivo. Árboles y arbustos de todos los tamaños adornan con guirnaldas el recorrido por tan frondoso valle. Por momentos la ciudad se ve a lo lejos y por otros se esconde detrás de los cerros. Llega un momento en el que me preocupa que nuestra salida con Verito no sea lo esperado. Las nubes están literalmente encima y delante de nosotros. Es casi fantasmal. Se siente un cambio brusco en la temperatura y cierro la ventana. "Por favor que no llueva" "Ojalá que no hago frío", repito mentalmente. Me resultaba casi irritante la idea de que el lindo clima que nos esperaba se hubiese quedado abajo en la ciudad...

 

Otra cosa que me preocupaba era saber si el sendero estaba señalizado o no. Para las dos de la tarde llegamos a la entrada del sendero junto a mí prima y cuatro franceses que en éste día nublado también se sumaron a la aventura. Por si tenía algún temor sobre el clima y la señalización, todo fue más que bien: ni frío, ni calor, ni lluvia. Una especie de taquilla de madera indica que estamos a metros del tan esperado atractivo. Tallado sobre un cartel de madera indica los horarios de invierno ( de 9:00 a 18:00 hs) y de verano ( de 9:00 a 19:00 hs). Otro cartel indica que la tarifa de ingreso es de $20 (otro dato que tampoco encontré en ningún link). No sé si será por el clima, el día de la semana (miércoles) o la temporada, pero no hay absolutamente nadie que esté allí para cobrarnos. Ingresamos y descendemos las escaleras hechas de pura naturaleza, adentrándonos en las texturas de la selva y el canto de las cigarras y las aves. Descendemos cada escalón con el más sumo de los cuidados ya que el terreno está húmedo y resbaloso. A medida que nos acercamos escuchamos el sonido del agua que fluye y no dejar de correr: es el Río Noque. A nuestra derecha un cartel nos indica que la cascada se encuentra a unos 300 metros. Hagan de cuenta que aquí aplica la regla de las rutas zigzagueantes: 300 es igual a 600.

Desde ésta altura se desciende al río y se cruza de la mano de enfrente. Más adelante hay al menos tres cruces más sobre el río.

El puentecito éste es el paso anterior al tramo final. Tras subir con cuidado a las rocas tendrán la vista de la foto de abajo. Como verán, es más escalonada la superficie del río. Ahí a tomar coraje y a subir con cuidado. Al otro lado se encuentra la cascada.

Postal final: Cascada del Río Noque

Descendemos hacia el río bordeado por piedritas de todos los tamaños. Caminamos hacia la izquierda siguiendo el curso del río y nos damos cuenta que no tenemos de otra que atravesar el río. Nos sacamos el calzado y metemos en el río ¡El agua está helada! Continuamos el sendero y más adelante es lo mismo: pato al agua! Sigo indignada por no haber contado con ésta información antes. Ni siquiera en ¡TripAdvisor! ¿Consejo? Llevense calzado impermeable o un par extra porque lo van a necesitar. Quien cruzó una, lo hizo dos, tres, cuatro y cinco. Cómo avanzamos si saber qué tan lejos estábamos, a la tercera directamente nos mandamos con calzado y todo. En el último tramo (dónde también hay que mojarse) Hay un puente madera con barandas verde musgo. Al final de éste puente se sube sobre unas rocas que hay que ir transitando con sumo cuidado, ya sea por el agua, el musgo y la humedad. Nos sentamos a descansar y a comer los sándwiches que preparamos la noche anterior. El río fluye a mí derecha y a unos 100 metros frente a nosotras dilucidamos la cascada. Al principio nos contenemos. Sabemos que se puede llegar porque los franceses están allí. Convenzo a Verito de que habiendo llegado hasta allí, es un pena no seguir avanzando. Aquí el cuidado es mayor ya que las rocas forman escalones por los que desciende el agua. Lento pero seguro. Llegamos a tierra firme y al fin tenemos la cascada frente a nosotras. Los franceses se van y quedamos allí, en armonía con la naturaleza. Tomo fotos y Verito toma las suyas. Mí prima tiene una sonrisa de oreja a oreja que no dá mas de felicidad. Fue su primer trekking y se siente orgullosa e invencible al mismo tiempo. Me siento increíble de poder compartir con ella semejante acontecimiento y más aún de nuestro alto grado de compatibilidad en tantas cosas.


La vuelta hacemos más tranquila y hasta más pronto de lo esperado. No les mentiré: disfruten pero presten atención. En el último tramo nos desviamos de sendero. Se nos hacía raro tener la vegetación tan encima. Decidimos que era mejor volver hacia dónde estaba el río y resultaba que ninguna de las dos habíamos leído el cartel de Cascada 300 metros. Retrocedemos nuevamente; a nuestra izquierda estaba el camino que no era y a nuestra derecha (casi frente) el camino cuesta arriba que nos llevaba al ingreso del sendero. Lo bueno es que contábamos con tiempo de sobra hasta las 18:00 hs que pasaba el bus, así que tuvo su encanto perderse brevemente en la tranquilidad de las yungas.

Si bien el nivel de dificultad no es exigente, puede que el regreso con las escaleras lo sean un poco.

El sendero que no era. Si por casualidad lo toman, vuelvan para atrás.

Recomendaciones

* Lleven repelente y usénlo a lo largo de la salida. Hay mosquitos del tamaño de una uña y están hambrientos por carne fresca.
* Ropa y calzado cómodo.
* Agua y algo de comer. Les va a dar hambre y allí no hay ningún lugar donde comprar insumos.
* Botiquín de emergencia: nunca se sabe!
*Hay dos perritos que seguramente los acompañarán o cruzarán durante el trayecto. Son muy amigables y de hecho después me di cuenta que están tan acostumbrados a los turistas que ellos mismos van guiando la caminata.
* Por cierto, no hay baños. Que la fuerza esté de su lado.
* El bus de regreso pasa a las 18 hs en el mismo lugar donde los deja. Éste horario es el último así que si lo pierden o hacen dedo o caminan hasta el Cristo Bendicente y buscan hospedaje allí. Bajo ningún punto de vista recomiendo en ese horario bajar caminando. La ruta es angosta, zigzagueante y oscura.

Cómo llegar: medios y costos

Ésta es la pregunta del millón, porque me paseé por cuánto blog recomendaban visitar la Cascada del Río Noque, pero ni uno sólo se molestaba en explicar cómo llegar. En fin, es muy fácil. Desde la terminal deben de tomar el 118 que dice "San Javier". El viaje tiene una duración de 1:30 hs y se abona en efectivo directamente al conductor. Tiene un costo (en efectivo) diferente según el trayecto que deseen hacer: Cristo Bendicente AR$ 45, Cascada AR$ 65 y Portezuelo AR$ 80. Éste es el único bus que los deja en cualquiera de estos tramos.

Mí prima me contó que en la ocasión que mis hermanos vinieron, subieron caminando desde la rotonda de Yerba Buena, hasta el Cristo Bendicente. La verdad es de admirar, ya que la ruta es zigzagueante y angosta. No hay absolutamente un mínimo de espacio para ciclistas y senderistas. Si bien con esto no quiero decir que lo esté recomendando, si les digo que si planean hacerlo tengan mucho cuidado.

Si les gustó el post será bueno conocer su punto de vista. Si quieren seguir recorriendo más senderos por Tucumán, entonces los invito a mi breve estadía en
Amaicha del Valle, mi paso por la Ciudad Sagrada de lo Quilmes y mi primer parada en Salta: Cafayate.

Otros post que te pueden interesar:

 

>>>Brasil - De Buenos Aires a Florianopólis en auto Top 10: Florianopólis, Piranhas: Un colorido pueblo brasileño (Parte I), Piranhas: Un colorido pueblo brasileño (Parte II), Diario de viajes: De Buenos Aires a Maceió (Parte I), Diario de viajes: De Buenos Aires a Maceió (Parte II), Diario de viajes: de Buenos Aires a Maceió (Parte III), Diario de viajes: de Buenos Aires a Maceió (Parte final)

 

>>>Chile - Santiago de Chile - Viaje fugaz a Santiago de Chile, Segunda ronda por Santiago de Chile. 

Valparaiso: Couchsurfeando por Valparaíso.

San Pedro de Atacama:

 

>>>Argentina

 

Centro - Córdoba: Viaje en tren: Buenos Aires - Córdoba, Córdoba increíble (Tour fotográfico)

 

Cuyo - Mendoza: Qué hacer en Mendoza (Parte I), Qué hacer en Mendoza (Parte II)

 

Patagonia - Neuquén - Villa La Angostura: Más de una razón para visitar Villa La Angostura (Parte I), Más de una razón para visitar Villa La Angostura (Parte II), Cómo sobreviví dos meses en Villa La Angostura.

Norte - Tucumán: Viaje en tren de Buenos Aires a  Tucumán, Amaicha del  valle, Cerro San Javier

Salta: Cafayate

Jujuy:

 

Chubut: Patagonia Salvaje (Puerto Pirámides), Que hacer en Puerto Pirámides,Un pueblo con encanto galés.

 

Voluntariados - Mi primer voluntariado - Mza 2017 (Parte I), Mi primer voluntariado - Mza '17 (Parte II), Mi primer voluntariado - Mza '17 (Parte III)

 

Otros - Cambio de divisas. Dónde es mejor comprar, 10,000 pasos, Un viaje de colores y sensaciones, Reflexiones de viaje, Presupuesto Mochilero , 10 Excusas típicas para no viajar, ¡Hasta pronto Gorilla Mendoza!, La odisea de ser una nómada en Chile, Un salto de más de 3600 km, De Bloggers y Couchs, todos tenemos un poco.