puerto natales
y el efecto paine...

Después de seis intensos y agobiadores meses, finalmente llega el día de comenzar la aventura.

 

En ésta ocasión y a diferencia de mi último viaje, esta vez la aventura es en pareja. Un nuevo mundo se abre ante mi y no sé que esperar.

 

¿Cuento corto? Después de mi último viaje y con el fin de reponer energías y dinero, surge la posibilidad de trabajar en una estancia en Puerto Natales, ubicado en la provincia de Última Esperanza en la región de Magallanes y Antártica chilena. Honestamente en su momento no sé si había oido hablar de  dicho lugar pero si sobre su atractivo más popular: el Parque Nacional Torres del Paine. A pocos kilómetros de allí termino trabajando como administradora en una estancia y es allí a dónde conozco a mi actual pareja.

Fin del cuento corto...

PUNTO DE PARTIDA: PUERTO NATALES 

Después de ponernos al día con los papeles de renuncia de nuestro trabajo. Finalmente, aquél fin de semana nos preparamos para realizar el trekking que pertenece a uno de los circuitos de la W. El famoso trekking hacía las Torres del Paine que le dan su nombre al emblemático parque. Como aún mi VISA y mi documento de identidad chileno están vigentes pago el ticket de entrada correspondiente a residentes chilenos. El ticket para extranjero vale casi tres veces más. 

Antes de seguir el hilo conductor hacia el parque les brindaré la siguiente información de vital importancia:

  • Cómo llegar a Puerto Natales: Existen tres medios:

  1. Vía Terrestre:​ La única manera de hacerlo es por Argentina. Hay varias ciudades desde las que se pueden llegar, pero la favorita es El Calafate con una duración aproximada de 5 hs.

  2. Vía marítima: Desde Puerto Montt se puede llegar en ferri con una duración aproximada de 3 días. Pinchando aquí les dejo el enlace.

  3. Vía aérea: Existen dos opciones: La primera y más directa es el Aeropuerto Teniente Julio Gallardo de Puerto Natales y desde allí un taxi hacía el pueblo. ¡Ojo! Éste aeropuerto sólo se encuentra funcional durante la temporada alta y sólo en días específicos, así que en caso de querer optar por esta opción mejor informarse. La segunda opción y más larga es el Aeropuerto Presidente Carlos Ibáñez del Campo, en la ciudad de Punta Arenas (también turística) y luego un bus de 3 hs hacía Puerto Natales. Lo bueno es que no se necesita ir al terminal  sino que apenas salir del aeropuerto se pueden tomar los buses que salen cada hora. Los tickets pueden ser comprados vía web o bien se pagan en efectivo al momento de subir al bus. Antes de subir, asegurarse que el bus va hacía Puerto Natales y no hacía la ciudad de Punta Arenas. También tener en cuenta que no hay buses ni demasiado temprano ni de madrugada, por lo que si llegan muy temprano deberán de esperar por el bus y si llegan después de medianoche deberán evaluar pasar la noche en la ciudad de Punta Arenas, o bien en el aeropuerto.

Cómo llegar: Por via terrestre desde Bs As ya sea por vía terrestre ( Crucero del Norte, Via Bariloche). Desde Chile en conexión por la ciudad de Puerto Montt - Puerto Varas - Osorno por Andesmar Chile.

Por vÍa aérea es también posible llegar hacia el aeropuerto de San Carlos de Bariloche (BRC)

Dónde alojarse:  No pudimos hacer mejor elección que en Lo de Pablo Bed & Breakfast. A tan solo 4 cuadras de la Avenida Los Arrayanes (RN 40) con desayuno incluido a AR$ 650 por cada uno en habitación privada y baño compartido.

IMG-20190709-WA0016.jpg

Dónde comer:  En esta ocasión Edgard fue el encargado de cocinar. A pesar de que no salimos a comer afuera, de todos modos nos dimos el gustito y nos tomamos muy en serio la misión de encontrar la mejor heladería de VLA comparando la calidad de los helados en cada una de ellas. La heladería ganadora con el mejor helado de la vida fue DOS TIEMPOS.

De las pocas cosas que disfruté de trabajar en una estancia fue el contacto con la naturaleza, los amaneceres y atardeceres rojizos y ensuciarme a full con la tierra...

IMG_20190119_220006302_HDR.jpg
IMG_20190119_203650310.jpg

No puedo no presentarles a Poly, la perra ovejera de la estancia de 15 años que siempre estaba ahí con una sonrisa (literal, de esas que muestra los dientes) aún en los días malos.

  • Qué hacer en Puerto Natales: El pueblo en si mismo es pequeño con lo cuál en una tarde se lo puede recorrer por completo. Los puntos de interés se encuentran más que nada en los alrededores por lo cuál es una gran ventaja contar con vehículo propio o rentado. Pero como imperdibles les mencionaré:​​

  1. Museo Regional de Puerto Natales: la entrada es accesible y dependiendo el ritmo de cada uno en unos 30/40 minutos de los recorre. 

  2. Hotel The Singular: Pueden llegar caminando desde el pueblo en una hora según el ritmo de cada uno, o bien en taxi en poco menos de 10 minutos. Lo característico de este hotel es su historia e importancia patrimonial dado que aquí se encontraba la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego y es precisamente aquí donde se empiezan a cernir las bases de lo que hoy es Puerto Natales. Cómo dato de vital importancia, en su muelle se toma la embarcación hacía la Estancia La Peninsula. Y como datos de vital importancia, el hotel es en si mismo un museo, el cuál a marzo de 2020 tenía un costo de $5000 pesos chilenos, pero como recomendación tomando una consumición en el restaurante pueden pagar mucho menos y disfrutar también de las vistas y el museo.

IMG_1118.JPG
IMG_1126.JPG
IMG_1243.JPG
IMG_1350.JPG
IMG_1293.JPG
IMG_20200309_202944_357.jpg
IMG_20190211_135447977_HDR.jpg

BARILOCHE ... 

LA LLAMADA DEL SEÑOR EN PUERTO CISNES ...

3. Estancia la Peninsula: Visitar estancias es una de esas tareas imperdibles a la hora de sacarle el jugo a Puerto Natales. Tuve la oportunidad de visitarla en septiembre de 2019 mientras realizaba mi segunda temporada laboral, ésta vez más cercano al pueblo, y debo decir que me encantó. Por comenzar, se llega en embarcación desde Puerto Boris (como mencioné antes, en el muelle de el hotel The Singular) y poco después de 30 minutos (puede ser más dependiendo del oleaje) se llega a la estancia. Allí son recibidos por los trabajadores y administradora en dónde los agasajan con sopaipillas recién hechas, deliciosas y humeantes y tecito o café y luego de terminado el desayuno la visita continúa con una cabalgata de unas dos horas (recomiendo ir abrigados ya que el clima cambia drásticamente), seguido de una almuerzo de cordero al palo y ensaladas. También hay postre casero y bebidas incluídas...Yahoo! Pero eso no es todo. Lo siguiente es ver una esquila de ovejas en vivo y en directo en dónde uno aprende sobre los diferentes tipos de lana y ovejas y como frutilla del postre una demostración de perritos ovejeros luciéndose en su labor. Para las 15 hs el show se termina y nuevamente se toma la embarcación. Por último, si bien es caro (yo fui gratis por mi trabajo) vale mucho la pena, inclusive para quienes viajan en modo low cost aquí se ofrecen voluntariados, ya sea para cocinar, cuidar del aseo e inclusive ser guía durante las cabalgatas.

 

4. Cerro Dorotea: Para llegar hasta aquí se puede hacer de taxi, a dedo o en su defecto caminando, aunque debo aclarar que no es tan cerca. A febrero de 2020 el costo de la entrada era de $5000 pesos chilenos. No hay una garita ni cosa por el estilo. El lugar es atendido por el mismo dueño y tengo entendido que al terminar el trekking el dueño de casa ofrece una oncecita (merienda) con té y sopaipillas, que para quienes no saben lo que es esto último se trata de una masa frita (similar a la torta frita en argentina). El primer tramo es plano y luego comienza la bendita y resbalosa subida. La dificultad sería media y el llevar bastones vaya que son de ayuda, lamentablemente no los llevé. Si bien, es agotador no es imposible y el llegar hasta allí a disfrutar de algún atardecer sin lugar a dudas valen cada gota sudada.

20200221_201259.jpg
20200221_201319.jpg
20200221_201543.jpg
20200221_201806.jpg

5. Cerro Benítez: Tuve la oportunidad de hacer éste trekking de unas 2 horas (hay también una versión mas extendida) en uno de mis días libres. Lo ventajoso de haberlo hecho como parte de los beneficios de trabajar en un hotel orientado a la aventura, fue que pudimos hacerlo con guía, transfer, snacks y por sobre todo con permiso especial puesto que son tierras privadas y no es cuestión de ir mandarse como dueño por su casa. Se llega aquí desde las inmediaciones de Cueva del Milodón.

6. Cueva del Milodón: Se llega en taxi o a dedo. Otra opción es con alquiler de bicicletas. Se visitan tres cuevas dentro del predio (Cueva del Milodón, Cueva Mediana y Cueva chica) y La Silla del Diablo. Ideal para un paseo de mediodía.

7. Catamarán Glaciar Serrano y Balmaceda: Las excursiones se pueden contratar directamente en la agencia 21 de Mayo en el pueblo.

8. Cerro Ventisquero: ¡Ay mi Dioh´! Sorry por quienes vienen por estos lares y no llegan hasta este paraíso terrenal, pero este si que es un imperdible y lo mejor es que es gratuito (al menos así lo era en la temporada 2019-2020). A pesar de que el Parque es el favorito de la mayoría para mi este es mi puesto Number One!

20200115_104044.jpg
IMG_20190405_125809_230.jpg
20200115_110957.jpg
20200115_105038.jpg
20200115_112028.jpg

CHILOÉ POR MAR Y TIERRA ...

CATEDRALES DE MARMOL: LA ODISEA

INESPERADAMENTE VILLA LA ANGOSTURA ...

PUERTO VARAS ... DE ENSUEÑO

20200115_120506.jpg
20200115_122642.jpg
20200115_130346.jpg
20200115_131943.jpg
20200115_131728.jpg

9. Parque Nacional Torres del Paine: Se preguntarán porqué lo dejé para el final y es que este paseo es el que más tiempo toma, pero eso lo detallaré más adelante.

  • ¿Cuál es la época ideal para viajar?: De septiembre a marzo se extiende la temporada. Si bien el atractivo principal que es el parque está abierto, hay que tener en cuenta que en invierno nieva y muchos tramos del mismo se cierran ante la eventualidad de posibles accidentes. Obviamente hay más opciones en cuanto a hospedaje y gastronomía (aunque estos últimos, más bien algunos de ellos, no abren hasta mediados de octubre) y ni hablar de horarios de transporte. de Punta Arenas hacía Natales y viceversa.

  • Dónde alojarse: Opciones hay muchas, pero cómo este blog está mas orientado al Low Cost las opciones serían El Puma (no es tan barato pero vale cada centavo) o las que mejor le acomoden según los filtros de Booking. Para quienes quieran viajar en modo slow, una buena parte de los hostels ofrecen voluntariado. Para quienes no dispongan de esa ventaja, sepan desde ya que la base comienza en los $13000 la noche y prácticamente la mayoría de ellos sin desayuno. Otra información de vital importancia es que en general muchos prefieren el pago en efectivo.

  • Dónde comer: Creo que algo que jamás podría decepcionarlos es la gastronomía, pero si están cortitos de presupuesto tienen supermercados como el Unimark y mi favorito Superfrut en dónde hay mucha variedad de productos veganos 7 vegetarianos. En fin, mis recomendaciones son muchas y variadas:

  1. El Barco: Puede que no sea del todo Low Cost pero vale la pena cada centavo. La atención es excelente, el ambiente acogedor y la comida deliciosa. Acepta pago en efectivo y tarjeta.

  2. La Forastera: Tampoco es de lo más barato pero para un buen antojo de comida rápida. Las papas son de las mejores que he probado y lo mejor es que cuenta con opciones veganas/ vegetarianas. Lo único en contra es que es pequeño y la atención suele ser lenta. También puede pasar que justo llegues el día en que no tengan algunas de las opciones de interés. Mi recomendación es que pidan la Tabla Indecisos, la cuál es apta para dos personas y pueden probar un poco de cada plato. Acepta pago en efectivo y tarjeta.

  3. Basecamp: Lo mejor la pizza y sus variedades. Lo peor la opción desabrida y sin gracia del taco vegetariano. Acepta sólo pago en efectivo.

  4. Aluén: Justo frente a La Forastera se encuentra esta heladería de helados artesanales. Teniendo en cuenta de que en Natales nada es barato Aluén no es la excepción, sin embargo, vale la pena por su cordial atención y gran variedad de originales sabores. Acepta pago en efectivo y tarjeta.

  5. El Marítimo:​ Esta si es una rica y abundante opción Low Cost. Durante los mediodías cuenta con Menú a un módico precio y con sabor a casero. Acepta pago en efectivo y tarjeta.

  6. Kawescar: Menú barato, rico y sustancioso. Acepta pago en efectivo y tarjeta y cuenta con WiFi.

  7. El Boliche: Comida rica, ambiente retro y acogedor. Imperdible los ñoquis de crema con centolla. Acepta pago en efectivo y tarjeta.

  8. La Gran Pizza: Este sería el restaurante del pueblo. Menú básico de cómida al paso, porciones más que abundantes y precios económicos. Acepta pago en efectivo y tarjeta.

  9. La Crepería: Es caro, para que andarnos con vueltas. El ambiente es agradable y todo lo que prueben les resultará sabroso. Los crepés son sabrosos y enormes, aunque como critica les diré que el relleno puede llegar a ser bastante pobre. Acepta pago en efectivo y tarjeta.

  10. Nomad Coffee Truck: No es un restaurante pero si bastante original. Este emprendimiento sobre ruedas (literal) se trata de un bus acondicionado como cafetería con vistas al fiordo y a pocos metros de la estatua del Milodón. Ofrece café, bollería y mi favorito: chocolate caliente en vasito de galletita que se come!

  • Medios de pago: Por si acaso, siempre lleven efectivo a la mano. Lamentablemente hay muchos lugares que no informan con anterioridad que sólo aceptan efectivo como medio de pago. La buena noticia es que hay varios cajeros en como en Banco de Chile, BSI, Scotiabank y Banco Estado. También hay varias casas de cambio en las que puedan elegir el cambio que mejor les favorezca. 

AHORA SÍ: HENOS AQUÍ EN LA OCTAVA MARAVILLA DEL MUNDO...

Aunque no lo crean y lejos de lo que puedan esperar (siendo que al inicio del post comienzo relatando en tiempo presente, y hablo del presente-casi-pasado-del-2019), ha pasado un buen tiempo desde que no escribía. Incluso creí que había perdido el don. No sé, creo que estuve bloqueada un buen tiempo. Son etapas. En fin, estaba aquí como quién no quiere la cosa en pleno síndrome pre menstrual con unas ganas de comerme cada cosa dulce sobre la faz de esta pandémica tierra (maldito COV-19) y decidí que no todo se arregla comiendo, a menos claro está que seas una de las estrellas de Kilos Mortales en dónde es un vale todo, hasta que recordé que necesitaba encontrar dentro de mi la iluminación. Puede que haya surtido efecto esto de la psicología inversa porque de hecho esto que se leen en 5 minutos me llevó todo el día entre editar la versión web y la edición móvil.

Ah! Y resultó que dijeron "Ahora si voy a tener información sobre Torres del Paine y esta weona no hace mas que divagar", lamento decirles que si, siempre me voy por las ramas, pero no quería dejar de compartir para quienes están en sus casas hoy sin poder salir, algunos con mas o menos restricciones, para recordarles lo importante de tener buenos recuerdos de viajes. En esta rutina que a veces me mata y otras no tanto, los recuerdos, las historias, las anécdotas lo son todo, así que cuando esto se termine háganse el favor de salir al mundo, de visitarlo, y no importa que el destino sea cerca, sino todo lo que tengas para atesorar cuando la situación mundial lo amerite.

Ahora si, viajemos al pasado, el cuál se los relataré en tiempo presente. ¡A pasear se ha dicho!

p!nche torres del paine, p!nche octava maravilla del mundo y del p!nche universo!

¿Oyeron esa expresión del "Todo puede pasar"? Pues si es así, en Puerto Natales y alrededores (eso te incluye a ti maldito Torres del Paine) esta expresión aplica y es quedarse corto. Sabemos que en dos días nada más partiremos junto con Pacheco (mi novio) hacía El Calafate, en Argentina, alias casita, aunque no soy de Santa Cruz sino de Buenos Aires, y que no podemos dejar de visitar el Parque Torres del Paine, si bien los habíamos visitado en full days esta era la primera vez que haríamos el famoso trekking de 7 horas hacía las Torres. Ya teníamos planificado a que hora tomaríamos el bus en el terminal y que iríamos el día domingo que estaría soleado, ya que el sábado llovería todo el día según pronosticaba el buen Wingurú (maldiciones máximas para tí mi estimada aplicación).

DOMINGO 

Al despertar siento que todo el cansancio de los últimos días no tuvo mejor idea que caer sobre mi ser así de una. Tengo una flojera de Dios-me-libre y no puedo creer que todavía haya que ir caminando al terminal a tomar el bus de poco más de 1 hora hacía Laguna Amarga (es una de las porterías de ingreso al parque) y que una vez allí tengamos que hacer transbordo en otro bus para así comenzar definitivamente la caminata. 

Reconozco que de fitness no tengo un pelo, pero a pesar de mis 94 kilos y la flojera me tengo fé, sobre todo habiendo hecho tiempo atrás trekking de mayor dificultad y altura ¡Vamos que se puede!

Una vez llegados a Laguna Amarga y aún sin tanta afluencia de turistas presentamos nuestros tickets de entrada que previamente habíamos adquirido en el terminal de buses para luego embarcarnos en el siguiente bus. En mi mente, ingenua quizás de no saber como funcionan las cosas en el parque, lo primero que pienso es que el trámite es simple: subís y te vas ¡Mentira! Da igual que tan temprano llegues en bus. puesto que este no parte hasta llenarse. A pesar de que también estaba la opción de tomar un mini transfer como para acelerar el trámite, esto último ni siquiera es así, porque sólo sale cuando está bien lleno. En algún momento mencionan que la otra opción era hacer no-se-cuántos-kilómetros a lo que teniendo en cuenta que tenemos 7 horas por delante, no lo tomamos ni de cerca como opción.

Crease o no, el sábado que iba a llover al final estuvo soleado y nuestro día que iba a ser soleado nos recibió con un clima del demonio.

Estoy hecha una cascarrabias. Tengo sueño y mi vejiga como de costumbre está que no puede más con su vida. Al llegar al centro de visitantes nos encontramos con que tienen los baños de ambos sexos están bajo llave ¿Really? ¡Son mas de las 9 de la mañana! ¡Maldita CONAF y maldito clima!

Una vez pasados el maldito centro de visitantes no aconsejan ir al refugio más cercano para usar los sanitarios. Nos desviamos brevemente del camino para luego retomarlo y a pesar de que me resulta graciosa el pensar que porque el inicio del trekking es plano y hasta optimista me sentía, esto comienza a cambiar después de pasar el Hotel Las Torres.

Ya estamos en el baile diría mi hermano. El clima está a más no poder de húmedo, hay bruma y llovizna. No sé porque me sorprendo siendo que le lema por excelencia en el área es " cuatro estaciones en un solo día"

La subida comienza a empinarse de a poco y lo que menos hago es mirar hacía arriba y hacía los lados, ni siquiera empezamos y comienzo a maldecir para mis adentros que si no hubiera descuidado mi peso durante tanto tiempo no sentiría que lo fuerzo en la manera en que lo hago. En un momento Pachequin todo entusiasmado me dice "Amor, mirá el Nordenskhold" y yo que lo que menos quería era mirar hacía atrás veo un lago en un paisaje que lejos de enamorarme me hace querer echarme a dormir, porque es así, cuando estoy de malas lo estoy con todas las de la ley.

Es increíble como mi humor está tal cuál el día y mis demonios internos comienzan a aflorar y regañarme y a echarme en cara que no debería estar ahí, que esas cosas son para la gente fitness y por otra parte sigo avanzando y pensando que mientras mas piedras pongo en mi mente, mas lejos estará la meta.

No puedo dejar de negar que la primer parte del trayecto y la bruma empañandolo todo me desilusionan bastante, pero que más adelante la cosa va mejorando y se va tiñendo de verdes.

IMG_20190323_093918115.jpg
IMG_20190323_094006107_HDR.jpg
IMG_20190323_095749361.jpg
IMG_20190323_095630934.jpg
IMG_20190323_113207982_HDR.jpg
IMG_20190323_114417840_HDR.jpg

Calculo que pasan unas dos horas hasta que llegamos al refugio el Chileno no sin antes apretar las nalgas al punto del acalambramiento, dado que la pendiente abundante en grava y nuestros estados físicos así lo ameritaban.

En este punto en el que se supone que se está a mitad de camino (¡Una hora dijeron por ahí!) es en dónde hacemos la primer parada. El uso a los sanitarios nos cuesta $500 pesos chilenos y a pesar de que también se pueden adquirir algunos víveres, nosotros nos arreglamos con lo que tenemos y en poco menos de 15 minutos volvemos a retomar la caminata. Se suponía que en un inicio seríamos tres, pero el buen Martín, un chico que se había incorporado como recepcionista en la estancia y que también quería conocer el parque, se había quedado dormido no pudiendo alcanzar el bus, pero bueno, los caminos del señor son misteriosos...

Debo decir que a partir de este tramo la cosa mejora. Caminamos paralelo al río y poco a poco comenzamos a sumergirnos en la frescura y complicidad del bosque...

IMG_20190323_121439335.jpg
IMG_20190323_124008681.jpg
IMG_20190323_124112028_HDR.jpg
IMG_20190323_124133235.jpg
IMG_20190323_124123760_HDR.jpg
IMG_20190323_125725997.jpg
IMG_20190323_133701861.jpg

¿Se acuerdan del buen Martín y de los misteriosos caminos del señor? Para ponerlos todavía mas en contexto, unos 15 minutos antes de arribar al bus en en el terminal del Puerto Natales nos enteramos que Martín iba a perder su oportunidad de conocer la Octava Maravilla porque no había como llegar a tomar el bus. Para nuestra sorpresa y después de atravesar el bosque el alma me volvía al cuerpo además de los ánimos al ver que el cielo se abría, el sol hacía más brillantes los colores y una de las puntitas de una de las tres torres se asomaban en lo alto de un tramo que se gris y rocoso, pero a pesar de que eso fue una sorpresa, nada superaba el que el buen Martín estuviera ya de vuelta bajando de las Torres y con una sonrisa de oreja a oreja. Era como conocer en persona al mismo flash Gordon. Independientemente del buen estado de Martín que subió y bajó en un suspiro, este buen muchacho no dió el brazo a torcer y después de hacer brevemente dedo en la ruta llegó antes que nosotros a la meta.

Después de despedirnos de Martín se supone que estamos a unos pasos de llegar, pasos que se transforman en una eternidad. Como tengo patitas cortas y de pronto hay rocas altas en las que tengo que trepar, mi paso comienza a ralentizarse. Pacheco como todo un optimista de la vida decide dejarme ir por delante y darme aliento "¡Vamos amor!" "Dale, amor" ... "¡Maldito Pacheco que camina como una maldita pluma y maldito su optimismo ¿Por qué no se cansa? Yo no puedo más con mi vida" Pienso para mis adentros. Lejos de que piense que me está alentando lo que menos hace su formula es alentarme sino todo lo contrario, así que como buena y cabreada acuariana de forma calma y respetuosa le digo "Si me seguís diciendo dale amor una vez más te voy a mandar a la chucha" En fin, soy de carne y hueso con cero estado físico, cansada y hambrienta. No me juzguen, por favor.

Una vez arriba hay rocas por doquier, un frío de cagarse y nubes. Si nubes ¿Dónde se metió el sol? ¿Y las Torres que dan nombre al parque dónde están? No se ven ninguna de las tres. Sigo sin creerme que pagamos por ver las Torres que vimos gratis cada día desde la estancia. 

En fin, descansamos brevemente y aprovecho la ocasión para disculparme con Pacheco. Literalmente a día de hoy (julio de 2020) recuerdo las palabras exactas: " Amor, perdóname por mandarte a la chucha"... Una vez listos, comenzamos el descenso. Tenemos tickets para las 19 hs y estamos mas que justos de tiempo. En simples y llanas palabras: no hay tiempo que perder.

IMG_20190323_152045996.jpg
IMG_20190323_152331491.jpg
IMG_20190323_152653636_HDR.jpg

La vida es como una caja de chocolates, nunca sabes lo que que te va a tocar, diría el buen Tom Hanks en la película Forest Gump. Si no la vieron, hagan el favor de mirarla, que después de todo en plena cuarentena y pandemia mundial no hay excusa que valga. Y es que por experiencia y con dos temporadas en la zona (Si, hay fotos de ambas temporadas), la realidad es que da igual la época del año en la que vengas: te puede tocar un clima ideal con cielo despejado y pajaritos cantando al mejor estilo Disney o bien te puede tocar ver un lago gris, con un fondo que no vale en oro las expectativas previas, y es que así es Torres del Paine, te toco lo que te toca en suerte y es lo que hay.

Podría decirles que la vuelta fue la mejor parte pero en el buen chileno nos sacamos la cresta. Palabras me sobran para decir que de verdad fue difícil, sobre todo en el tramo del Chileno, ya que todo lo que bajamos después tuvimos que subirlo. Y ni hablar de que no encontraba como seguirle el ritmo a Pacheco. El pecho y las piernas me quemaban y sentía que jamás se iba a terminar.

Lamentablemente llegamos pasadas las 19 hs y perdimos el bus. Lamentablemente los baños al igual que cuando llegamos estaban cerrados. Lamentablemente estábamos empapados después de 9 hs  de caminata y luchas internas, pero bueno, conseguimos una van que nos llevaba hasta Natales y por menos dinero que los dos buses que teníamos que tomar. Lamentablemente, al no tener dónde cambiarnos sumado a la espera a que se llenara la van y luego el trayecto hasta Puerto Natales, desencadenó en una gripe de dos semanas de duración en un viaje en pareja que recién comenzaba.

 

En fin, ya es de noche, y creo que después de estar todo el día escribiendo me saqué la duda con esto de si volver a escribir (nuevamente) era para mi.

Espero me sigan en los próximos relatos pero por ahora esto es todo. Saludos y no olviden quedarse en casa mientras la situación lo amerite...

BONUS TRACK

Como mencioné el algún momento, ya habíamos visitado el Parque Torres del Paine previamente. Es por ello que les contaré:

  1. Ticket de ingreso: El parque Torres del Paine es el más caro de todo Chile y es administrado por CONAF. El mismo tiene una validez para ser usado tres días a partir de la primera vez. Para ello durante la primer visita deberán estampar el mismo en el reverso en alguna de las porterías antes de abandonar el parque. Lo pueden adquirir en el mismo parque el mismo día (no se los recomiendo porque deberán de lidiar con largas filas) o bien en la mesa de informes de CONAF en el mismo terminal de buses de Puerto Natales, o en su defecto en la oficina de CONAF.

  2. Circuitos: Hay dos circuitos famosos que duran de 3 a 4 días. Estos son el W y la O. Para poder efectuar dichos circuitos es importante reservar los distintos refugios con meses de antelación, sobre todo si viajan en temporada alta.

  3. Bastones, lentes, ropa y calzado acorde: El clima en el parque varia de un minuto a otro y peor aún, los vientos helados y violentos son capaces de derribar al mas pesado de los pesos pesados.

  4. Full Day: Hay una gran desinformación sobre el parque, las Torres y el Full Day. Aunque suene como chiste en mi última temporada trabajé en un hotel 5 estrellas como recepcionista y un huésped literalmente pregunto "¿Y qué son las Torres del Paine?" De verdad pensé que estaba bromeando, pero no fue el caso. Siendo más práctica, el Full Day es un paseo que recorre el  parque de punta a punta comenzando en la entrada de la portería de Lago Sarmiento (pueden salir por la de Laguna Amarga o Serrano como para variar) y terminar en la playa del Lago Grey. Allí mismo, para los interesados se puede realizar el paseo en catamarán hacia el glaciar Grey o bien visitar el mirador. También se realizan paseos en Kayak. Entre punto y punto se visitan los distintos miradores entre los que se destacan el de Los Cuernos, Lago Pehoé, Cascada Paine y Salto Grande (esta también es una cascada) entre otros.

  5. Trekking porteria-porteria: El mismo desde la portería de Lago Sarmiento a Laguna Amarga o viceversa, y si bien no es de mis favoritos, es bastante famoso para quienes quieran avistar pumas y guanacos. También se pueden ver pinturas rupestres.

  6. Escalada: Es posible hacerlo siempre y cuando se realicen los trámites pertinentes en las oficinas de CONAF.

  7. Drones y filmaciones del tipo comercial: Re contra prohibido.

  8. Camping: En la zona del Lago Pehoé  es posible encontrar baños y áreas para comer.

En fin, espero que la info les haya sido de información y haberles sacado alguna sonrisa. Si les gusta por favor haganme llegar sus comentarios y si les gusta todavía más, siempre pueden compartir y recomendar.

¡Hasta la próxima! ¡Nos vemos en la parte II en El Calafate!