Arequipa, tan bella y cultural

Día 45 - de Cusco a Arequipa ...

Decido que el sábado en la noche voy viajar  hacía Arequipa, aún dejando muchos sitios pendientes en Cusco, pero con la suerte de que no lo haré sola. Para mí suerte, Pascal el chico alemán que conocí la primera noche en el hostel, también viaja, así que se me hace más que ameno el viajar con un rostro familiar.

 

De camino al terminal el tránsito en Cuzco y las masas de personas están que desbordan. Llegamos a la Terminal Terrestre de Cusco pocos minutos antes de las ocho ... 

 

Cómo siempre ¡Arequipa, Arequipa! Gritan las vendedoras quienes nos ofrecen por $30 soles cada uno el ticket de bus, pero sabemos que podemos conseguirlos por mucho menos. $20 por cada uno sugiere Pascal a lo que la vendedora no quiere dar el brazo a torcer. $50 por los dos, negocia Pascal, y finalmente, cierra trato con la vendedora. Estamos contentos porque por lo que sabemos el bus tiene baño, calefacción y snack. No podríamos haber hecho mejor negocio.

 

Poco antes de subir al bus nos piden los pasaportes y hacen que mojemos el dedo índice en una almohadilla con tinta para plasmar nuestra huella en el croquis que representa el asiento que ocupamos en el bus .

 

¡Joder! ¿Dije calefacción? No podría ser más sofocante que en el infierno. No sé qué temperatura hace pero nos estamos asando ¡Ja! ¡Una película! ¡Genial! ¡Un momento! Ese del bigotito me suena de algo ¿Por qué la TV se ve en blanco y negro? ¿Está mal? ¿Qué? ... Okey, creo que sé lo que está pasando. Habiendo tanta producción cinematográfica resulta que nos pusieron una película de Cantinflas, del año de mí abuelita, y como si fuera poco la repitieron varias veces durante toda la noche.

Un estreno ...

ON FIRE ...

El encanto sigue y por momentos me pregunto si en realidad sigo en Bolivia y lo de Machupicchu fue sólo un sueño.

 

Tengo que ir al baño, mí vejiga no aguanta ...

 

¡Oh por Dios! No sé si sostenerme del pasamanos, orinar o atajar la puerta (rota) que para de abrirse en casa movimiento brusco del bus que obviamente va a más de 100 km/h. Nunca ir al baño resultó tan peligroso y loable a la vez. Finalmente cuando alcancé el cometido, la odisea continuó. Mientras más procuraba salir del baño, más se inclinaba el bus, era cómo ir a contra gravedad. Un último intento más y estiré mí mano hacia el pasa manos de afuera y finalmente logré salir ...  

Día 46: Welcome to Arequipa ...

Después de un viaje de casi 10 hs finalmente llegamos a Arequipa. La mañana está radiante y el clima agradable. Tomamos un taxi ($8 soles) hacia el centro y una vez en el hostel descansamos un tiempo hasta que decidimos salir a buscar un lugar para desayunar y mirar el partido de Alemania - México. Media cuadra nos separan de la Plaza de Armas. Caminamos sin saber hacia dónde porque la mayoría de los restaurantes están cerrados. Vamos y venimos hasta que en una esquina nos encontramos a dos mexicanos que también están em busca de um lugar dónde presenciar el encuentro. Nos unimos a ellos y finalmente terminamos regresando hacia la Plaza de Armas en donde subimos a un restaurante en el cual en compañía de estos amistosos mexicanos compartimos un abundante desayuno.

 

Pelotas van, pelotas vienen y la cosa se torna en un vaivén de goles que no entran, todos están muy concentrados sin saber que esperar y finalmente, casi dos horas más tarde hay un ganador: México. Felicitamos a Marcos e Invierno por el triunfo y finalmente nos despedimos para regresar a Mango Hostel ($20 soles por noche).

 

De regreso a la habitación descansamos un poco y en ese momento conocemos a una de nuestros compañeros de habitación. Su nombre es Vera y al igual que Pascal es de Alemania. Vera nos pregunta si estamos viajando juntos y le comento que cada uno viaja por su lado pero que en Cusco nos alojamos en el mismo hostel (y habitación) y que como daba la casualidad que veníamos hacia Arequipa la misma fecha decidimos hacer el tramo juntos. Luego nos consulta qué planes tenemos y le comento que pensamos hacer el Free Walking Tour de las 15:00 hs y que es bienvenida a unirsenos.

 

15:00 hs estamos frente al guía que nos guiará en español junto a otros turistas (en donde me encuentro con una pareja de compatriotas mendocinos que se ponen feliz de ver a otra argentina) y la caminata comienza hacia una pequeña plazoleta donde siglos atrás se eregiria el nacimiento de Arequipa. El guía nos cuenta sobre las edificaciones en una especie de piedra blanca porosa (de origen volcánico), luego nos lleva por otros callejoncitos en donde terminamos en medio de una celebración del día del padre y más adelante hacia el Puente Viejo que data del siglo XVI y desde dónde también se puede ver el volcán Misti. Más adelante visitamos otros sitios de interés y finalmente nuestra guiada termina tres horas más tarde frente a lo que fuere la casa de la madre del escritor Mario Vargas Llosa. El guía nos cuenta que cuando la madre quedó embarazada el padre los abandonó y la madre tuvo que vender la casa para irse a otro lugar. Ya en la vida adulta Mário dona mas de 5 mil libros de su propiedad y allí mismo en esa misma casa se funda la Biblioteca Mario Vargas Llosa ...

Visitar la catedra tiene un costo de $15 soles con guiada incluida y visita al interior, al mirador y Museo del Oro.

Una receta para el desastre ...

Vera, Pascal y yo estamos hambrientos. No almorzamos e hicimos un Free Walking Tour con la duración de tres horas. Decidimos cocinar y repartir los gastos entre tres, así caminamos con dirección al supermercado frente a la plaza de armas y a medida que miramos los productos, elegimos unos fideos, salsa de tomates, berenjena, tomates y pimientos verdes, hasta ahí todo bien ...

 

Una vez en la cocina del hostel ponemos manos a la obra y nos turnamos para picar las verduras, estamos por comer rico, sano y económico ...

 

No puedo parar de toser. Me pica la garganta y la nariz. Al principio creo que es cosa mía, pero Vera comienza a tener los mismos síntomas y Pascal no se queda atrás. Está rojo como un tomate ¿Qué está pasando? Es como si alguien hubiera arrojado gas pimienta en el aire y sólo conseguimos recuperarnos cuando salimos de la cocina. Vera prueba las verduras y están picantes. Se cuestionan si la supuesta sal es algo más. Estamos rojos a más no poder y Pascal pregunta si la supuesta sal es otra cosa. Se suma más gente a la cocina y también comienzan a toser. Vera me pregunta si será el gas y le respondo que parece gas pimienta y de pronto se me dá por sugerir si con los pimientos no fueron las semillas. Recuerdo que se me hacía raro que fueran negras y de pronto se hizo la luz ... Resulta que no se trataban de semillas, ni gas pimienta o cosa por el estilo. Resulta que en Perú hay una variedad de pimientos en exacta apariencia a lo que también conocemos como ají morrón, pero con el pequeño detalle de qué se llama rocoto y pica que madre mía, y como si uno no hubiera sido suficiente, nosotros le habíamos puesto dos! Lloramos de risa y no tuvimos de otra que comernos los fideos con verduras picantes ...

 

En fin, la moraleja es que no todo lo que crees que es, es lo que realmente es ... Así y todo, creo que ésta se convertirá en una de mis anécdotas favoritas...

Día 47:La otra Arequipa ...

Cerca del mediodía comienza nuestra nueva caminata, obviamente con fines culinarios. En primera instancia visitamos el Mercado en el cuál las frutas y verduras llegan a estar a precios exorbitantes en comparación con Cusco.

Vera insiste en que quiere ir a una famosa Picanteria (La Capitana) que se encuentra al otro lado de la ciudad cruzando el puente. Si bien las criticas podrán ser buenas y sin ser arrogante, por lo que comés ahí y por la misma calidad pagás mucho menos en otro lugar. En fin, una vez salimos de allí caminamos hacía el mirador de Yanahuara. Desde allí se presencia un panorámica de la ciudad y obviamente del volcán Misti que observa a la ciudad en silencio.

Para la noche ya cada uno sabe que va a hacer de su vida al día siguiente: Vera se va a hacer el Cañon del Colca en modo Low Cost con otras chicas alemanas, Pascal sigue hacía Chile y yo sigo subiendo. Por ahora el plan es Cajamarca pasando fugazmente por Lima ...

Mirador de Yanahuara ...

Día 49: Actividades en modo Low Cost ...

Por la mañana nos ponemos de acuerdo con Pascal con que vamos a viajar por la noche independientemente del destino que cada uno elija. Decidimos salir a caminar Arequipa y averiguar cuanto cuesta visitar la Iglesia frente a la Plaza de armas, a lo que nos responden $15 con guiada incluida. El Monasterio de Santa Catalina unos $40 soles. Así que después de seguir dando vueltas terminamos en una exhibición de pintores arequipeños de entrada libre y gratuita en dónde funcionan las instalaciones del BBVA Banco Francés. De allí la siguiente parada es en CHAQCHAO en la calle Santa Catalina 204 (desde aquí parten los FREE WALKING TOUR todos los días de la semana a las 15:00 hs en dónde se pueden comprar productos hechos a base de chocolate. Lo más interesante ( y que lamentablemente no pudimos hacer) es un curso de 2:30 hs dónde te enseñan todo lo que necesites saber sobre chocolate y a su vez hacer tu propia barra de chocolate. El costo aquí es saladito, pero creo que lo vale: $60 soles.

Seguimos caminando y ésta vez pasamos por una feria artesanal y allí aprovecho para perforarme una oreja. La primera perforación en más de 30 años de vida. 

Ya estamos con hambre y como a Pascal y a mi nos tinka (una palabra chilena que Pascal usa mucho porque pasó varios meses allá) decidimos comer un menos vegetariano en Omphalos ($10 soles) con todo incluido.

Poco después volvemos al hostel a mirar el partido de Rusia - Egipto y al terminar como aún tenemos bastante tiempo, Pascal propone visitar Mundo Alpaca, lugar que no está muy lejos y dónde podremos conocer un poco sobre la producción y alimentar algunos camélidos.

Para mi sorpresa el lugar es increíble. Vimos a una mujer local hacer un precioso telar en vivo y en directo, la maquinarias utilizadas explicadas por medio de paneles auto guiados y la frutilla del postre, alimentar a alpacas, llamas y vicuñas. Sin lugar  a dudas un lugar súper recomendable dónde aprender al respecto y para quienes no tengan un presupuesto tan ajustado, puedan hacerse de productos a base de éstas nobles lanas...

Llega la noche y como siempre el momento de las despedidas. Sin lugar a dudas después de mi paso por Bolivia volví a valorar el estar en buenas compañías, pero como es sabido, todos estamos de paso en éste mundo (y viaje) y cada uno por nuestro lado seguiremos coleccionando momentos más que memorables. Vera y Pascal, ¡Ha sido un placer! Auf Wiedersehen.